La prótesis de cadera es un mecanismo artificial, comprobado medicamente, que tiene el objetivo de sustituir la articulación de la cadera que se ha visto dañada, ya sea por envejecimiento, alguna enfermedad degenerativa o por trauma.

Generalmente, se necesita de una prótesis de cadera por la presencia de desgaste en la articulación o por una fractura que puede suceder con mayor frecuencia en el caso de pacientes mayores.

A la operación o cirugía para colocar una prótesis de cadera se le llama artroplastia de cadera o cirugía de prótesis de cadera. Y, de acuerdo a la condición del paciente y las articulaciones que será necesario reemplazar, puede ser total o parcial.

Entonces, la prótesis puede estar divida en secciones o puede ser total, abarcando desde la pelvis, hasta el fémur.

El ejercicio guiado, es indispensable para tu recuperación.

Idealmente, debes iniciar un programa de terapia física antes de la cirugía, mismo que te ayudará a mejorar la movilidad e incrementar la fuerza muscular, necesaria para una pronta adaptación a la prótesis.

Una vez realizada la cirugía, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones generales, como son:

  1. Debes limitar la flexión de la cadera a 90 grados.
  2. Evitar cruzar la pierna tanto en posturas de sentado como acostado.
  3. Evitar dormir del lado operado por una temporada, después podrás hacerlo.
  4. Dormir con una almohada entre las piernas.
  5. Evitar sentarte en superficies bajas.

Probablemente necesitarás algunas modificaciones o consideraciones en tu casa o en tu rutina de cuidados diarios, algunas de ellas son:

  1. Busca la posibilidad de aumentar el nivel del WC de tu baño.
  2. Colocar una silla dentro de la regadera para que, cuando te bañes, puedas sentarte.
  3. Colocar barras en el baño, sobre todo para jalarte al levantarte de la taza del baño o como apoyo dentro de la regadera.
  4. Despejar áreas para caminar, procura quitar tapetes o mesas bajas. Vas a circular primero con andadera y posteriormente usarás bastón.
  5. Adquiere un calzador largo para que no te agaches al ponerte los zapatos.
  6. Usa zapatos sólo de meter el pie, no de agujetas.
  7. En las tiendas de artículos de rehabilitación venden el colocador de calcetines. Identifica los accesorios necesarios para que no hagas esfuerzos extras con espalda y cadera por un tiempo.

También es importante que acudas a rehabilitación para que lleves un programa de terapia física posterior a la cirugía que te permita mejorar la movilidad, mejorar la fuerza y ayudarte con la marcha.

La terapia te permitirá adaptarte y favorecer tu reintegración a las actividades cotidianas.

En Therapy estamos a tus órdenes en forma presencial en cualquiera de nuestras unidades, online y terapias a domicilio. Agenda una cita cuando así lo desees, nos dará gusto atenderte.

¡Llámanos, escríbenos o síguenos!

¡Agenda una cita ahora mismo!

× WhatsApp Directo